Durante la última década, prácticamente todos los países de la región ratificaron el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la trata de personas, Especialmente Mujeres y Niños (de 2000) y han empezado a desarrollar legislaciones. Sin embargo, la lucha contra este flagelo sigue siendo local, fragmentada e incluso inocua a juzgar por las pocas operaciones exitosas en la región para desmantelar redes internacionales, la impunidad en la que continúan los tratantes de alto nivel, o la vulnerabilidad de distintos sectores de la población rural y urbana en la región. Las víctimas de trata siguen siendo tan numerosas como invisibles para la opinión pública nacional, regional e internacional.

» Programa General III Congreso Latinoamericano 16 al 18 de julio 2013